Consejos para empezar con el huerto urbano

3 consejos para empezar con el huerto urbano y cultivar tus primeras hortalizas o tus plantas aromáticas preferidas: abono, sustrato y riego.

En este artículo te vamos a explicar tres conceptos básicos muy importantes: tres consejos para empezar con el huerto urbanos que te acabas de comprar o que te acaban de regalar. Si prestas atención, no habrá cultivo que se te resista en tu pequeña huerta urbana.

Consejos para tu primer cultivo en un huerto urbano

Nuestros consejos para iniciarte en el mundo de los huertos domésticos y las mesas de cultivo pasan por tener claras estas tres cuestiones:

  • ¿Qué sustrato se utiliza en un huerto urbano?
  • ¿Cómo puedo regar un huerto urbano?
  • ¿Qué puedo cultivar en un huerto urbano?

¿Qué tipo de sustrato se usa en un huerto urbano?

Los huertos urbanos y las mesas de cultivo deben rellenarse de inicio con un buen sustrato específico de huerta o frutales, ya que serán tus principales opciones de cultivo cuando comiences en el mundo de la agricultura doméstica.

  • Puedes emplear cualquier sustrato específico para huerto urbano, pero suelen ser opciones más caras y contar con envases más pequeños.
  • Huertos Urbanos te recomienda que apuestes por un sustrato específico para huerta tradicional de inicio, ya que tiene unas ventajas interesantes:
    • La mayoría son ecológicos o tienen incorporados abonos orgánicos en una proporción que no va a quemar ni dañar tus cultivos.
    • Suelen tener envases grandes y no son sustratos caros.
    • La relación calidad y precio es muy buena para iniciarse en los cultivos de un huerto urbano.
  • Una opción que, probablemente seguirás en futuras plantaciones, es enriquecer el sustrato ya existente con compost vegetal, humus de lombriz o estiércol de granja.
    • Esto, de inicio, pasaría por rellenar el huerto urbano o la mesa de cultivo de sustrato universal y hacer las aportaciones correctas de abono orgánico para tener una mezcla enriquecida para el cultivo.
    • En caso de optar por esta fórmula de inicio, debes asegurarte que el sustrato tenga elementos de aireación, como por ejemplo: la perlita. Estos elementos resultan muy útiles para conseguir un sustrato suelto y esponjoso.

En general, los sustratos específicos para huerta contienen abono orgánico para mejorar el crecimiento y la fructificación, y se convierten en una opción muy práctica para iniciarse en la cultura de los huertos urbanos, así que recuerda: de inicio es preferible ser prácticos.

Un consejo extra a la hora de comenzar un huerto urbano

A la hora de comenzar un huerto urbano hay alguna tarea que te vamos a explicar en otros artículos, ya que es necesario planificar el huerto en casa antes de realizar las primeras plantaciones de cultivos. Pero, es muy importante que antes de rellenar el huerto o la mesa de cultivo, realices el drenaje del agua para evitar acumulaciones y encharcamientos del sustrato que pongan en peligro la salud de tus plantas de huerta.

¡Ya sabes, en macetas, en huertos urbanos o en mesas de cultivo, cualquier planta necesita que su recipiente tenga un buen drenaje!

¿Qué se puede plantar en un huerto urbano?

En tu huerto urbano vas a poder copiar los huertos de la aldea, siempre teniendo en cuenta el espacio al que está limitada tu huerta casera.

  • Si en tu terraza cuentas con 10m2 o más, para poner huertos urbanos en escalera, o huertos de suelo, realmente ya estarás en situación de copiar un huerto tradicional.
  • Pero en la mayoría de los casos no vamos a contar con tanto espacio y tendremos huertos urbanos de balcón con 10 ó 15 plantas de huerta.

Así, nuestro consejo a la hora de comenzar un huerto urbano es que tu única limitación sea el espacio útil que puedes dedicarle, porque existen tipos de cultivo apropiados para casi todas las situaciones:

  • Huerta: mucha luz para las lechugas o las escarolas; y mucho sol para la maduración de tomates, pimientos o berenjenas.
  • Frutales: macetas grandes o macetas pequeñas para los frutales mini.
  • Aromáticas: luz y claridad, con algo de sol en Primavera y Verano para las lavandas.
  • Fresas: mucho sol y contenedores elevados para que las matas de fresas cuelguen y fructifiquen sin contacto con la humedad de la tierra.

Como ves, en la la huerta doméstica vamos a trabajar con verduras y hortalizas, pero también con pequeños frutos del bosque, con plantas culinarias, aromáticas o medicinales, incluso si tienes espacio y te animas, con grandes frutales.

Entre los consejos para empezar con el huerto urbano, en Huertos Urbanos queremos que esta norma de cultivo la tengas muy en cuenta: todo tu huerto y sus cultivos van a estar condicionados por la luz, el agua y el espacio.

¿Cómo se riega un huerto urbano?

Una buena pregunta con una respuesta muy sencilla: hay plantas resistentes a las sequías, pero las plantas de la huerta no lo son, y necesitan agua para vivir, alimentarse, fructificar, engordar los frutos y hacerlos madurar para su recolección. Si no te apetece regar tus plantas, no tendrás un huerto en casa.

  • El agua es un elemento vital en todo cultivo, así que asegúrate de poder tener a mano un punto de agua para que te sea cómodo realizar los riegos en tu huerta casera.
  • Puedes utilizar regaderas de plástico o de metal, y hacer riegos con agua fina que simule la lluvia.
  • Pero la mejor opción de riego y la más profesional es un sistema de riego por goteo, en donde un programador te permita tener bajo control la cantidad de agua que reciben los cultivos de tu huerta doméstica.

Los cultivos de tu huerto doméstico van a necesitar riegos continuos y ligeros, de forma que puedas asegurar que la superficie del sustrato se encuentra fresquita o ligeramente húmeda. Por favor, ¡descarta los riegos que encharquen la superficie!

Un consejo extra para regar un huerto urbano

Entre los consejos para empezar con el huerto urbano, el uso del agua y el riego serán una de las técnicas que más vas a usar temporada tras temporada, así que conviene irse acostumbrando a regar la huerta de una forma eficaz.

  • Las hortalizas necesitan un riego frecuente debido a su capacidad de crecimiento rápido y fructificación.
  • El agua, además de permitir su hidratación, es la encargada de llevar los nutrientes a tus cultivos.
  • Todo tu riego debe estar siempre concentrado en la superficie del sustrato, evita humedecer el tallo y las ramas de tus cultivos.
  • La caída del agua debe ser ligera y en forma de lluvia, ¡evita regar a chorro!